Julie Steele: ‘Big Data’ necesita personas comprometidas con los datos que los hagan inteligentes’

Julie Steele y la visualización

Entrevista realizada por Juantxo Cruz durante la conferencia internacional Big Data Spain 2013 celebrada en Madrid.

Julie es una apasionada de Shakespeare, la ciencia política, el yoga y el diseño. Ahora trabaja como editora de la prestigiosa editorial de libros tecnológicos O’Reilly Media en Nueva York.

Nos sentamos en el hall de los cines Kinépolis de La Ciudad de la Imagen (Madrid), donde tuvieron lugar las conferencias internacionales del evento Big Data Spain 2013.

Responde a nuestras preguntas muy concentrada, encogida, con la mirada caída. No quiere que se le pase nada por alto. Para ella, el lenguaje visual es una gramática, reglas y principios para explicar de forma sencilla temas complejos.

— En tu libro ‘Designing Data Visualizations’ haces una diferenciación entre la infografía y la visualización de datos, ¿podrías darnos las claves?

El lenguaje y el vocabulario que utilizan los diseñadores es a veces muy apasionado; si preguntas a distintas personas encontrarás distintas respuestas. Siendo honesta, la infografía es algo que tiene relativamente una cantidad de datos baja y, en cambio, una alta manipulación manual. La visualización tiene casi siempre un algo contenido de datos, quizás cientos, miles o millones de datos, que tienen que ser manipulados aritméticamente.

— ¿Cuáles crees que tienen que ser las cualidades de un visualizador de datos?

Debe comprender los principios generales del diseño, las formas en las que el cerebro interpreta la información visual. Debe llevar en el bolsillo el lenguaje del que está hablando.

Sin embargo, también debe tener conocimientos de programación, conocer las herramientas, que son muchas, y también debe tener conocimientos de estadísticas. No hace falta que sea un modelador de estadística, pero debe saber qué es la regresión estadística y el lenguaje básico de estadística que se encontrará en el campo de la visualización.

Julie Steele en Big Data Spain 2013, Madrid
Julie Steele en Big Data Spain 2013, Madrid

— ¿Crees que las compañías de Big Data deben contratar diseñadores?

Las compañías tienen que entender que necesitan estos conocimientos específicos para hacer mejor uso de sus datos.

A veces se piensa en el diseño como algo que se hace en los medios, en la moda, en la publicidad, en las finanzas. Se necesitan personas que se comprometan con los datos y los hagan más inteligentes y aquí se incluyen planificadores de la visualización.

— ¿Existen estudios específicos sobre visualización?

Ahora todas las universidades de Estados Unidos están añadiendo nuevos planes específicos para la visualización y también para la investigación de los datos.

— En BigData Spain 2013 se han presentado muchas novedades tecnológicas de ‘Back-End’, para especialistas e ingenieros. ¿Qué piensa de los retos que propone ‘Big Data’?

A veces los ingenieros y programadores sólo piensan en la tecnología. ‘Big Data’ trata sobre seres humanos, sobre la gente, buscar formas de vivir mejor y tomar mejores decisiones. Para ello, necesitas la mejor información, en el lugar y el momento adecuados. En la mayoría de los casos, son las personas las que toman las decisiones, no las máquinas.

— ¿Cómo crees que los medios de comunicación pueden integrarse mejor en el mundo digital ?

Quizás los medios tiene diferentes silos de información, pueden tener vídeos, animaciones, aplicaciones para móviles, gráficos interactivos… pero están separados. Creo que deben fusionarlo, combinarlo y ofrecer nuevas narrativas fluidas para la web, tabletas, móviles. El futuro de los medios será más interactivo y con equipos más integrados.

— ¿Cuáles son tu herramientas favorita?

Me encanta InDesign, yo soy diseñadora y tengo un pasado impreso, tiene grandes herramientas para hacer gráficos sencillos. Si vas a realizar visualizaciones de datos tienes que utilizar D3, Processing , GGPlot, Tableau o Excel. D3 es una herramienta muy poderosa, pero tienes que tener conocimientos de programación para usarla.

— Los conceptos clásicos o ‘primitivos’ que propones para la visualización—claridad, sencillez, evitar saturación de colores y las gráficas con perspectiva, no complicar las estructuras visuales— están ahora en alza en el campo del diseño web. ¿Ves alguna conexión con lo que se llama ‘Flat Design’?

Sí, estoy de acuerdo. Todo el diseño comparte unas mismas reglas, como pueden ser el ‘Golden Ratio’ o el uso del color. Son reglas universales.

Libro de Julia Steele y Noah Iliinky
Designing Data Visualizations, O’Reilly Media, 2011

— ¿Estás trabajando en un nuevo libro?

Vamos a sacar una segunda edición de mi libro ‘Designing Data Visualizations’ (2011, O´Reilly, co-autora junto con Noah Iliinsky).

— ¿Prepara O’Reilly nuevos libros sobre visualización?

Sí, por supuesto. Estamos preparando un libro sobre el programa de visualización Tableau, con contribuciones de muchos lugares. Estamos ahora con ello.

Si hablamos de formato, quizá el libro no es el mejor para presentar gráficos interactivos, por ello, estamos trabajando en vídeos y formatos digitales para nuevas temáticas sobre visualización de datos.

Moebio: “Hay una burbuja de la visualización de la información”

En su web se define así: “Yo invento y desarrollo algoritmos, métodos de visualización, narrativas interactivas y nuevas ideas para internet. Ayudo a organizaciones en el análisis y en la comunicación estratégica de su información”.

Esta entrevista la realizamos a golpe de Linkedin  durante las cuatro semanas pasadas.

Moebio no para. Madrid, París, Buenos Aires, San Francisco, Barcelona… Santiago Ortiz, en las respuestas SO, es un matemático e inventor colombiano que explora la selva del arte digital y las nuevas narrativas en el navegador. Sus explicaciones son claras y contundentes.





Sobre el estado de los datos y la información 

 J+: Ahora se habla de las bases de datos y el análisis de datos como una gran oportunidad de futuro, una apuesta segura. 

 SO: Es una enorme oportunidad; en muchos casos, el único camino (si no lo haces tú lo hará competencia). Hay un cambio cualitativo cuando se toman decisiones teniendo en cuenta (mucha) información.

No creo sin embargo que sea una apuesta segura.

Al contrario, hay mucha incertidumbre y cambiar el modelo de una empresa para que gestione mucha información es extremadamente complejo.

Existen entre otros los siguientes retos y preguntas:
 • Qué información capturar.
 • Cómo guardarla.
 • Cómo analizarla.
 • Qué decisiones tomar con base en el análisis.

 Cómo guardar (mucha) información es un reto tecnológico principalmente, los otros retos son estratégicos y requieren de mucha inteligencia y a veces de intuición.

J+: ¿Crees que las compañías saben cómo gestionar, identificar y aprovechar estas oportunidades? 

 SO: No, la mayoría de grandes compañías están empezando. Muchas compañías medianas y pequeñas ni siquiera están enteradas. Y existen muchas compañías pequeñas que de hecho nacieron siendo conscientes de la importancia de la información y por eso mejoran su capacidad de captura, almacenamiento, gestión y estrategia basada en datos día a día.

 J+: ¿Qué sectores crees que lo están haciendo mejor? 

 SO: No estoy muy seguro que haya sectores que lo estén haciendo mejor (lo que sí ocurre es que cada vez está más claro que la información es relevante en todos los sectores).

En cambio identifico tres tipologías de empresas que lo hacen muy bien:

 • Empresas grandes que nacieron con la conciencia de la importancia de los datos, está en su ADN: Google y Amazon son los dos mejores ejemplos.

 • Empresas grandes que no tienen el análisis de datos en el ADN pero lo implementaron de forma temprana y exitosa, o al menos lo están haciendo, como Walmart y algunos bancos… (Me es difícil evaluar si Facebook y Twitter pertenecen al primer o al segundo grupo)

 • Empresas pequeñas (‘startups’), un poco más recientes, en las que el análisis de datos está implícito en el servicio o producto. Algunas de estas de hecho ayudan a empresas grandes en la estrategia con el ‘big-data’. No es de extrañarse que muchas hayan sido de hechos absorbidas por grandes empresas (probablemente ese era el objetivo en muchos casos).



Sobre el proceso de visualización

 J+: He leído un artículo de Vincent Granville que habla de las diferencias entre los científicos de datos horizontes y los verticales. Tú te has declarado, al menos en Twitter, un científico horizontal, con dominio no sólo de un campo, sino que intervienes en todo el proceso, desde el análisis hasta la visualización. ¿Cómo inviertes tu tiempo de trabajo en cada fase? ¿Qué es lo más importante? 
 

 SO: 

Mencioné en Twitter que me identificaba con la idea de científico de datos horizontal, expresada en este interesante artículo:  pero precisé que soy un científico de datos horizontal superficial.

 Yo no trabajo con las herramientas tecnológicas robustas del ‘big data’ ni profundizo en algoritmos muy complejos de análisis de datos que muchas veces están diseñados para ser eficientes en casos de enormes cantidades de datos, o de datos muy diversos, o de datos que contienen muchos errores que son además difíciles de identificar. 



 Sin embargo sí toco una variedad amplia de procesos que tienen ver con la recolección de información, almacenamiento, organización, lectura, análisis y, por supuesto, visualización. 

 Visualización es mi fuerte, pero rara vez lo que visualizo son los datos que obtuve o que me entregó el cliente. Siempre es necesario al menos un procesamiento anterior que puede estar orientado simplemente a reestructurar la misma información para que quede más liviana y más fácil de leer.
Muchas veces este procesamiento puede ser complejo, y probablemente contenga un filtrado y un análisis. 



 Finalmente, pero también lo más importante: no trabajo con datos que me provee el cliente. En realidad trabajo junto con el cliente en la parte de estrategia de comunicación asociada a información. Muchas veces incluso ayudo a identificar cuáles son los datos interesantes para esta estrategia. !A veces estos datos el cliente no los tiene aún!

 Ayudo también diseñando el sistema de recolección y organización. Y en el intermedio entre esto y la visualización puede existir análisis que ayude a buscar las preguntas interesantes a las que luego la visualización puede responder. Así que visualizar es la punta del iceberg en mi trabajo. 




J+: Hay quien opina que cuantas más personas intervienen en el proceso de los datos, más difícil es mantener el objetivo y la idea inicial ya que el proceso acaba perdiéndose por el camino. ¿Es posible el trabajo en equipo sin perder la frescura de la idea original? 

SO: En equipos con personas de mentalidad transversal no ocurre esta pérdida, al contrario: hay sinergia. Por eso, aunque yo no domine las técnicas y herramientas de un científico de datos ‘de verdad’, me esfuerzo mucho por estar enterado y al menos comprenderlas, de esta forma puedo trabajar en equipo.

 Es importante que se entiendan los objetivos y la estrategia general de la organización porque, sin esto, el proyecto que resulte no responderá a los verdaderos objetivos. Para ello tengo que educarme en la realidad cultural y de negocios de la organización. Así, me interesa mucho la horizontalidad mencionada antes.

No soy un especialista. Y me gusta pensar que ayudo a añadir ‘transversalidad’ a los equipos. 






Sobre el periodismo de datos y los periodistas 

 J+: Hace poco has revisado, junto con Alberto Cairo, Jerome Cukier y Ben Jones, el libro de Andy Kirk ‘Data Visualization: a succerssul desing process”, uno de los primero libros que aproxima la visualización al terreno de la narrativa informativa.

Andy habla de los “Ocho sombrero de la visualización” (el científico de datos, el programador, el diseñador…), los distintos roles de un equipo para la narrativa visual. En este equipo de trabajo se incluye la figura del periodista. ¿Crees que los periodistas son una pieza fundamental en el proceso de visualización? ¿Qué funciones podrían tener?

 SO: Sí, los periodistas son una pieza fundamental. Finalmente ellos son el ‘interface’ entre información y millones de personas; muchas veces esta información no trata sólo de una sucesión de eventos que deben ser narrados.

 Cada vez más el periodista trabaja con realidades que se expresan completa o parcialmente en datos. Por eso el periodista debe ser un poco un científico de datos horizontal superficial.

 De hecho, como Simon Rogers apunta en sus conferencias, esto no es nuevo, siempre fue así: un periodista busca, organiza y analiza información y luego busca las mejores herramientas y estrategias para comunicarlos.

Me pone de muy mal humor una columna en el que el periodista comenta y opina acerca de datos (por ejemplo acerca de un reporte de la ONU sobre educación) y no los comparte.

 El mensaje es que el lector es menos inteligente que el periodista y que la opinión que se puede formar es menos válida.

 Lo que debe hacer en cambio es, aparte de proveerme los datos, ayudarme a entenderlos mejor: señalarme los patrones, las anomalías, lo que sobra o lo que falta, permitirme explorar mejor los datos y, opcionalmente, compartir una opinión basada en un análisis, basado en los datos.

 El periodismo es una pieza fundamental y de hecho ha sido un gran dinamizador de la revolución de la información en estos últimos años.

 J+: Actualmente estás realizando trabajos para el diario The Guardian, uno de los pocos diarios europeos que ha entendido la fortaleza de la interactividad y la visualización en la red.
¿Cómo fue tu encuentro con el periodismo y qué sensaciones tienes sobre su futuro? 

 SO: He creado unos pocos proyectos para The Guardian y hace un tiempo uno para La Vanguardia sobre terremotos.

 Lo específico de estas experiencias, lo que hacen que el resultado sea ‘periodístico’, es que trabajan con información generada básicamente el mismo día en que se publica el proyecto, es el caso de una visualización sobre discursos de presidentes en toma de posesión en USA, que se publicó el día de ‘inauguración’ de Obama, o porque dan contexto a un evento recién ocurrido.

 La forma como se reciben estos proyectos es muy diferente a otros que desarrollo: las emociones están ‘calientes’ y en general los comentarios que la gente publica son muy duros. ¡Si hay un error en los datos te lo van a hacer saber muchas veces! Si hay una dificultad en la forma de interactuar también.

Y, si logras enriquecer la percepción de un evento reciente, entonces has conseguido mucho, porque ¡es esto de lo que la gente está sedienta!

Para ilustrar esto, mira este gráfico que muestra la historia de visitas a ciertos artículos de Wikipedia antes y después del terremoto terrible en Japón.

 No es tan común que un evento en sí mismo genere muchos datos, por lo tanto la visualización en periodismo tiene como objetivo brindar contexto.

Permitir comparar lo que está ocurriendo con lo que ha ocurrido y con lo que ocurre en otros lugares, por ejemplo.

Este es al menos mi contexto favorito, porque me obliga a mirar mucho más hacia atrás en el tiempo o mucho más hacia los lados en las categorías y en el espacio.



 Sobre código y su función en la sociedad

  J+: He hablado con muchos diseñadores y periodistas visuales tradicionales y muchos de ellos tienen pánico a la palabra programación. ¿Crees que es necesario que aprendan código? 

SO: Yo no creo que la mayoría de los periodistas deban aprender código (o que la mayoría de la gente en general deba).

Por un lado hay muchas herramientas (y cada vez habrá más) que permiten tratar con datos sin programar. Por otro lado, el trabajo colaborativo y multidisciplinar también resuelve esto.

 J+: También conozco programadores tienen mucho respeto a Javascript. Lo conocen pero prefieren usar las librerías de jQuery, se especializan en otros lenguajes como PHP o pasan a hacer aplicaciones nativas en Java o Objetive C. ¿Cuál es el camino para especializarse en el lenguaje del DOM? 

 SO: No tengo nada interesante que aportar aquí. A mí Javascript me va perfecto, pero entiendo que hay quien lo encuentra algo difícil. Hay librerías que, por ejemplo, te simplifican la parte gráfica (Raphaël) y hay librerías específicas para análisis y visualización de datos (D3), pero yo no uso ninguna de ellas.

 Espero que en el futuro se aclare un poco el panorama y aparezcan librerías orientadas a personas que empiezan a programar (de hecho yo estoy creando algo así para enseñar programación a mis hijos: es simplemente una serie de atajos que hacen que los comandos de graficado sean muy simples y directos).

 J+: Muy bueno lo último sobre la programación y tus hijos. Bill Gates, Bill Clinton, Mark Zuckerberg, entre otros muchos, han iniciado la propuesta “Cada estudiante en cada escuela debe tener la oportunidad de aprender código”. Aprender programación, el lenguaje de la información, se está volviendo tan importante como aprender inglés. ¿Crees que las humanidades y otras disciplinas tradicionales están siendo desplazadas por la carrera tecnológica? 

 SO: Es posible que algo así esté pasando y, definitivamente, es algo que no deseo. Una sociedad excesivamente tecnócrata puedo resultar nociva, aunque en este punto nadie se pone de acuerdo porque al final cada cual opina desde sus propios deseos, motivaciones y definiciones personales de lo que es el bienestar, la riqueza o la libertad. 



 Así que esta es mi posición personal: mis hijos van a aprender a programar… pero al mismo tiempo van a tener una educación más humanística y artística que la que ofrece un colegio medio. Además vivimos lejos de la ciudad, en bastante contacto con la naturaleza. 



 Volviendo a la pregunta de si las humanidades serán desplazadas por las carreras tecnológicas, quiero señalar que la cuestión es compleja si se tiene en cuenta que de hecho ciencia y tecnología son humanidades. Lo que está ocurriendo es un gran cambio en metodologías de tratar cualquier tipo de información (médica, bancaria, humanística, corporativa, etc…), diría que es una rotación más que un desplazamiento. 





 J+: Seguramente estamos entrando en la era de la visualización. ¿cuáles son las tendendencias que crees que veremos en los próximos años? 

 

 SO: Ahora soy freelancer y estoy creando mi propia plataforma de 
estrategia, análisis y comunicación de la información.

¡Tengo bastantes dudas sobre el futuro de la visualización!

No estoy seguro de que vaya a prevalecer a menos de que haya grandes cambios ahora. Hay una burbuja de la visualización de la información, y enormes retos que todavía no se han logrado.

 Se supone que la visualización de datos ayuda a entender mejor las grandes cantidades de datos, pero esto no está ocurriendo en general (excepto en casos muy específicos, de nicho). 



 En lo personal estoy creando un nuevo modelo de trabajo en el que la visualización es sólo una parte del proceso completo.

 Porque la visualización sólo puede ser exitosa si es el último paso en una serie de procesos, que incluyen estrategia general de aprovechamiento, metodologías y tecnologías de recolección y organización, análisis, estrategias de comunicación internas y externas. Este último punto incluye la visualización. 


Síguelo en Twitter.

GRAPHICS: Milagro en un caja de puros

Desde Grecia al mundo árabe. De allí a España, donde se hizo fuerte.
Anteriormente, hubo experimentos de todo tipo. Egipcios (1700 a.C.) e Hititas (1300 a.C) ya habían ajustado tiras de piel sobre un palo para producir sonidos al hacerlas vibrar.
No fue hasta el siglo XVIII cuando la guitarra tomó la forma y el sonido que hoy conocemos. Nació la guitarra clásica de Antonio Torres (1854), copiada en todos los continentes.

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

Hacia la guitarra personalizada
En 1931, Rickenbacker colocó una pastilla de acero y tungsteno en el puente y nació la guitarra eléctrica. Al poco tiempo, Paul Gibson (1941) y Leo Fender (1948) establecerían las pautas que marcarían la edad mágica del blues y del Rock and Roll: guitarras sólidas, sin caja de resonancia, y con potentes pastillas. Hasta hoy.

En los tiempos del algodón, los músicos tenían que reparar por sí mismos los desperfectos en sus guitarras ocasionados por los largos viajes en trenes destartalados y las habituales fin de fiesta entre alcohol y puñetazos. Blind Willie Johnson (1897-1945), uno de los padres del blues rural de Texas, grabaría sus primeros espirituales con un instrumento de cuerda realizado por él mismo.

Muchos guitarristas siempre han buscado un modelo original y único, que les distinguiese del resto. Así, hoy tenemos infinidad de modelos ‘signature’, que han marcado la evolución del instrumento.

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

ESQUEMA de caja de resonancia realizada con una caja de puros.

El tabaco y la revolución de los puros
Hacia 1840, los productores de tabaco comenzaron a comercializar cajas de entre 20 y 25 puros. En 1876, a algún soldado de la Guerra Civil norteamericana se le ocurrió la idea de reciclarla como caja de resonancia. El sonido que produce es rudo y primitivo, el guante perfecto para atrapar al blues. Ningún madera puede salir tan barata. Tampoco hay que ser un gran ‘luthier’ para ensamblar el instrumento. Si se rompe, se recicla otra caja y punto.

La caja de puros ha sido fuente de inspiración para todo tipo de artistas. En las calles de La Habana se pueden adquirir increíbles bolsos de mano que no son otra cosa que cajas de puros. Maravillosa idea reciclada por los grandes diseñadores de moda, exhibida en las mejores pasarelas y vendida al precio del coltán.

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

Segundo DIAGRAMA.

La nueva fiebre de la caja de puros
Actualmente, en EEUU se está viviendo la llamada ‘Cigar Box Guitar Revolution’. Los altos precios alcanzados por las guitarras de marca y la crisis económica no son compatibles. Músicos jóvenes emulan a los antepasados desde la costa este (Doctor Oakroot, Johnny Lowebow, Tomi-O, Nels Cline, Counting Crows, Magnolia, Wilco, Paul Pigat).

En su página digital, ’CIGAR BOX GUITARS’, Shane W. Speal enseña a una legión de futuros virtuosos a construir el instrumento, con tres, cuatro, cinco o seis cuerdas, una madera a modo de mástil, la caja de puros y unas buenas pastillas.

El sonido es antiguo, brusco, duro, rudo. Una guitarra ‘dreadnought’ convencional tardaría décadas en fabricar un sonido similar. Con suerte. La resonancia y los aullidos de las guitarras de Robert Johnson o Skip James no son fáciles de encontrar, y menos a un buen precio. Por ello, la fiebre de la caja de puros se extiende por todos los ‘States’.

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

DADDY MOJO Standar Model.
295 dólares

Daddy Mojo, fabricante de estos instrumentos (EEUU), ofrece varias versiones de guitarras con el corazón de humo desde 295 dólares. Amenaza con nuevos modelos de ‘resonators’.

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

‘Boogie Woogie’ a ritmo de habano
Para escuchar las posibilidades sonoras de estos cacharros, vean el vídeo de promoción de Aaron Moreland y Dustin Arbuckle. El trío de Wichita, Kansas, está sorprendiendo al mundo del blues con su ‘Boogie Woogie’ creíble y directo. El ritmo lo pone la batería. Aaron Moreland, con una caja de puros enchufada, que suena como dos guitarras eléctricas y un bajo juntos, hace el resto. Con dos basta para montar la fiesta. Y Dustin aprieta la armónica, como hacia tiempo no se escuchaba, entre estrofa y estrofa. MORELAND&ARBUCKLE. A su nuevo disco, Flood (febrero de 2010), no hay que perderle la pista.
Disfrute de este VIDEO.

GRAPHICS: Entrevista para estudiantes

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

En la universidades, llega la hora de los alumnos. Se examinan, presentan sus trabajos. Un clásico: voy a hacer una investigación sobre infografía. ¡Brillante idea!

Problema: en los diarios recibimos multitud de cuestionarios desde todas las partes del mundo para completar aquellos estudios. Y no tenemos tiempo de contestar.

Aquí contesto a Mayara Rinaldi Nunes, estudiante de periodismo de la Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil. Su proyecto se titula ‘As possibilidades da infografia na web – um estudo comparado’.

Sirva esta entrevista de plantilla para el resto.

1. ¿Cómo usted empezó a trabajar con infografia?

En 1990 me topé con un ordenador. Era un Quadra de Macintosh. Estudiaba periodismo en la Universidad de Navarra y tuve la suerte de tener como profesor a Jesús Zorrilla, profesor de Diseño.

Jesús mostró en una de sus clases un libro sobre gráficos firmado por un tal Nigel Holmes. Me enganché al libro. Se llamaba ‘Charts and Diagrams’, un clásico, claro, entonces no tenía ni idea de lo que aquel libro significaba. Hoy en día no comulgo con la filosofía gráfica de aquel libro, pero fue un libro revolucionario.

Enseguida me enteré que en la Universidad de Navarra había un despacho repleto de libros sobre infografía y diseño. Era el despacho de Juan Antonio Giner (SND-E, 1987), la cueva de Alí Babá, con Tufte en la cabecera. Por allá estaban Toni Piqué , María Moya, Javier Errea, Gabi Morón, Guillermo Nagore…

Juan Antonio dirigía el Departamento de Innovación Periodística y justo se estaba ideando el Departamento de Comunicación Pública (Esteban López-Escobar, 1988) y los primeros premios Malofiej (1993). Un sueño.

Venían a Pamplona todos los gurus de finales de los ochenta: Jeff Goertzen, George Rorick, Mario Tascón , Peter Sullivan, don Miguel Urabayen…

A partir de ahí se empezó a colaborar en los proyectos de Innovación y fueron saliendo trabajos. Junto con Giner, Kike Infante y Alvaro Moncada iniciamos el servicio europeo de infografía para Kight Ridder Tribune (KRT, hoy MCTDirect, el departamento del pionero George Rorick). Hoy es un servicio muy potente, poca gente sabe que aquello empezó como lo estoy contando.

2. ¿Cuál es su formación? ¿Cómo su formación fue importante para que usted pudiera trabajar con infografia?

Soy Licenciado en Ciencias de la Información.

3. ¿Usted trabajó con infografia en prensa impresa?

Sí, siempre he trabajado en prensa impresa. La prensa ideológica.
Comencé en DIARIO 16 y luego, en 1995, me incorporé a EL MUNDO.
Estaba con Mario Tascón en el departamento de Infografía de EL MUNDO cuando inició el primer diario digital en habla castellana. Pronto llegó Vanesa Jiménez. Nadie creía en el proyecto. Los comienzos fueron duros, sin recursos.

La realidad puso las cosas en su sitio y muy pronto lo que era ‘el ordenador de internet’ pasó a ser un conjunto de equipos y en dos años era ya un departamento que se desvinculaba de Infografía para tener vida propia. El resto es historia.

4. ¿Cuántos profesionales participan del equipo que trabaja con infografia en elmundo.es? ¿Cuál es la formación de cada uno de ellos?

El periodismo no es matemática. No se trata de dar números. Los equipos no son números. Lo importante es que exista colaboración.

Por ejemplo, en un diario regional puede que haya dos infografistas. Si esos infografistas logran implicar a los periodistas que encargan los trabajos, ya no son dos, son cuatro personas trabajando la infografía. Si además tenemos un fotógrafo desplazado y también le implicamos. Ya somos cinco. Y también hay que implicar al diseñador para la puesto en página. Ya somos seis. Esto es vital.

Cada persona del departamento tiene una función y una especialización. Nadie sabe de todo y tampoco se pide que todos hagan de todo. Hacer eso sería un error.

Hay especialistas en ’ActionScript’, especialistas en documentación, especialistas en gráficos estáticos, especialistas en narración visual, especialistas en animación o especialistas en dibujo técnico.

Mi especialidad ahora es ser un editor. No tengo tiempo para hacer infografía. No es esa mi función. Las pienso, hablo con los periodistas, asisto a las reuniones, reviso los contenidos…

Las mayor parte de ellos son Licenciados en Ciencias de la Información. Alguno ha estudiado Bellas Artes.

5. ¿Cómo funciona el trabajo en equipo de infografistas e periodistas en elmundo.es? ¿Los periodistas tienen dificultades de trabajar con imágenes?

Los periodistas que llevan más tiempo en el diario conocen muchos recursos, eso ayuda, pero aún así tienen muchos tópicos en la cabeza. Confunden ilustración con infografía, por ejemplo. Esto es muy común.

Los periodistas que nunca han trabajado con gráficos tienen unas dificultades enormes. Parte de mi trabajo es formarles. No es un trabajo cómodo. En los diarios siempre se renueva el personal. Llegan nuevos licenciados todos los años. Se crean nuevos productos con nuevos periodistas al frente. Hay que empezar de cero a enseñarles, a romper los esquemas visuales erróneos que traen en la cabeza, y sin que se enfaden.

Y hay que implicarles, hay que sumar. Un infografista + un periodista. Dos.

6. ¿Cuáles son los criterios para definir que un material gráfico será puesto en la sección “gráficos” del sitio elmundo.es?

Los criterios son los mismos en el papel que en Internet. Tenemos especialistas en el papel. Tenemos especialistas en Internet. Tenemos especialistas en vídeo. Cada uno desarrolla su trabajo con su propio lenguaje.

Lo que realmente hace al equipo es LA HISTORIA, la noticia. Si la historia es buena, se hace. Para todas las plataformas. Una misma historia contada con lenguajes distintos, desde la misma cocina. Los criterios son puramente periodístico: relevancia de la noticia.

7. ¿Cuáles son los criterios para definir que una pauta tendrá una infografia?

Aquí entramos en los criterios visuales. La infografía de diario tiene sus propias reglas, científicas. No se puede inventar. La imagen debe ser lo más real posible, rigurosa. Mejor una fotografía que una ilustración. Si se hace una ilustración debe ser un dibujo técnico.

Algunos periodistas no entienden estas reglas, piensan en la ilustración como un adorno. La ilustración técnica necesita investigación, la ilustración artística necesita creatividad. Es muy distinto.

Investigar es bucear en libros, hacer llamadas de teléfono, comprobar los datos. La creatividad es subjetiva. Un creativo puede resolver un problema en dos minutos y de manera brillante. Una investigación lleva su tiempo. En los diarios no lo tenemos, pero hay que hacerlo.

8. ¿En su opinión, cuáles son las principales diferencias entre la infografia de periódicos impresos e de periódicos en internet?

El lenguaje de lo estático funciona muy bien en la red. No ha sido suficientemente valorado. Está en pleno auge en blogs y sitios especializados. El gráfico estático de toda la vida, la gráfica simple, un gráfico de barras o de fiebre, por ejemplo. Sin embargo, muchos editores de Internet los rechazan. Dicen que lo estático no es propio de internet. Es absurdo.

No piensan lo mismo de las fotografías. Tenemos vídeo y fotografía. No se pegan. La fotografía es un recurso primario en Internet. El gráfico estático no. Gran error.

Internet, por supuesto, ha traído un lenguaje propio, distinto del papel, de lo estático: los gráficos dinámicos, narraciones visuales que desarrollan una historia. Aquí el tema cambia. No se puede abordar este tipo de trabajos igual en el papel que en Internet.

Se puede adaptar un gráfico de papel a Internet, pero funciona a medias. Lo suyo es pensar el gráfico para papel desde cero y el gráfico de internet también desde cero. Si por el camino se encuentran recursos comunes, se aprovechan. Para eso, hay que especializarse, dejar a cada equipo que trabaje en lo suyo.

La interactividad es propia de internet. Y pensar una gráfica interactiva nada tiene que ver con pensar un gráfica estática. En la primera existe una narración visual, que se apoya en vídeos, fotografías, ilustraciones, textos… Todo ello se conjuga con programación. El papel es otra cosa.

9. ¿Cuáles son los programas utilizados para la producción de las infografias?

Breve: Microsoft Office, Adobe Illustrator, Adobe Photoshop, Adobe Flash, programas de 3D (por ejemplo, 3D Studio Max), Final Cut Pro. Esto es lo básico, el mercado está inundado de nuevas aplicaciones, que hay que investigar.

10. ¿Cómo ustedes deciden que recursos van utilizar en las infografias? ¿Qué factores son decisivos? ¿Qué recursos son los preferidos suyos?

Recursos periodísticos. Fotografías, dibujos técnicos, vídeos, recreaciones en 3D.

Lo decisivo es tener una buena base documental. En el caso de un atentado, por ejemplo, debes tener un croquis de lo que ha pasado. Los periodistas hacen lo que pueden. Les pedimos esos croquis. Nos los mandan. Los cotejamos con planos o fotografías de Google Earth y a partir de ahí se empieza a trabajar.

Últimamente utilizamos para recrear las escenas las fotografías que han tomado nuestros fotógrafos. Si no la hay o es imposible hacerlo con la fotografía, recurrimos a Google Earth. Si tampoco vale, lo dibujamos, con el ordenador o a mano.

11. ¿Ustedes tienen alguna manera de medir la audiencia de las infografias de la sección “gráficos” del sitio elmundo.es?


Sí, claro. Se miden igual que cualquier otro link. Lo que no se mide son los ‘clicks’ internos de los trabajos realizado en Flash. Sólo se mide el primer enlace al gráfico.

12. ¿El Mundo invierte en la formación de los profesionales? ¿Ustedes hacen cursos teóricos y/o prácticos?


Sí. Llevamos tres años dando cursos periódicamente. Cursos de Flash y 3D, sobre todo. Al principio todo el mundo pasó por el curso de Flash. Ahora esto ya no es así. El tiempo pone las cosas en su sitio.

Los cursos deben darse de acuerdo al perfil del infografista. Un infografista que está en el equipo de papel no va a tener tiempo de hacer infografías en Flash. Está bien que asista a un curso para introducirse. Es más interesante que alguien que ya sepa Flash se especialice en el programa y que el que el que sepa 3D se especialice en ello.

13. ¿Cuál es su opinión acerca del trabajo de The New York Times? ¿Hay alguna expectativa de invertir en “infografias en base de datos” en El Mundo?

The New York Times. Una gema. Esperemos que sobreviva a la crisis y que mantenga el equipo actual. Impresionante.

Efectivamente, The New York Times empezó a jugar con las bases de datos y darles una salida gráfica, visual. Una apuesta por el equipo de programación que pocos más han hecho.

En España, todo va más despacio. Los resultados de las elecciones que se celebran hoy mismo, se hacen automáticamente recogiendo los datos de las bases electorales oficiales. Desde luego, es una línea que hay que tomar.

Hace falta inversión. Aquí todavía el paisaje está muy nublado, se cree en el hombre orquesta, por puro desconocimiento. La integración no ahorra dinero. Al revés. Es necesaria y hay que hacerla, pero cuesta dinero. En la línea del Times.