DESIGN: El ‘Dedo Web’ de EL MUNDO

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

Gracias por visitar el sitio de Juantxo Cruz

La historia de este ‘dedo web’ se remonta a 1996. Así se le conoce en la redacción de EL MUNDO. Empezó siendo el ‘puñetero dedo web’, que los editores pedían y pedían que se pusiese junto a la información impresa para hacer la llamada a Internet.

Los redactores lo ponían un día y ya se les olvidaba hasta el siguiente bocinazo del jefe de turno. En realidad, por surrealista que parezca, así fue el inicio de la integración en España.

Hoy es un dedo automático que acompaña a los reportajes y da las pistas para seguir el diario en la red. Y precisamente hoy, es homenajeado en la portada del diario EL MUNDO para celebrar, con sus casi 20 millones de lectores digitales, el liderazgo en los medios de habla hispana. No sin polémica.

Los símbolos de EEUU, destruidos

Ilustración de Ulises Culebro realizada el 11 de septiembre de 2001.

Doble página de diario —560 x 320 mm aproximádamente— publicada por el diario EL MUNDO del siglo XXI el miércoles 12 de septiembre de 2001, el día siguiente a los ataques a las Torres Gemelas y el Pentágono.

Infografía realizada por el Departamento de Infografía de EL MUNDO entre las 3 de la tarde y las 5 de la mañana del martes 11 de septiembre de 2001.

En apenas 60 minutos, entre las 05.45h. de la mañana (hora local) y las 09.45h., el ataque de los terroristas 'dinamitó' los símbolos del poder económico -las Torres Gemelas- y el militar -el Pentágono- de EEUU. La realidad superó absolutamente la ficción.
En apenas 60 minutos, entre las 05.45h. de la mañana (hora local) y las 09.45h., el ataque de los terroristas ‘dinamitó’ los símbolos del poder económico -las Torres Gemelas- y el militar -el Pentágono- de EEUU. La realidad superó absolutamente la ficción.

20010911 Ataque EEUU

Ver en PDF.

Redactor Jefe:
Juantxo Cruz

Jefe de sección:
Modesto J. Carrasco

Documentación e información:
Enrique García
Gracia Iglesias
Cristina Rello
Jorge García
Víctor Rodríguez
Departamento de Documentación

Parte de la sección de infografía en septiembre de 2001. De izquierda a derecha en sentido de las agujas del reloj: Marta Muela, Mariano Zafra, Jorge García, Juantxo Cruz, Rodrigo Silva, Rafa Estrada, Gracia Iglesias, Chema Matía, Maite Vaquero, Daniel Izeddin con un cigarrillo en la mano, Modesto J. Carrasco con un vaso de café, Emilio Amade, Álvaro Undabarrena y Chiqui Esteban con camiseta de Radiohead.
Parte de la sección de infografía en septiembre de 2001. De izquierda a derecha en sentido de las agujas del reloj: Marta Muela, Mariano Zafra, Jorge García, Juantxo Cruz, Rodrigo Silva, Rafa Estrada, Gracia Iglesias, Chema Matía, Maite Vaquero, Daniel Izeddin con un cigarrillo en la mano, Modesto J. Carrasco con un vaso de café, Emilio Amade, Álvaro Undabarrena y Chiqui Esteban con camiseta de Radiohead.

Infografía:
Ulises Culebro
Marta Muela
Maite Vaquero
Rafael Estrada
Juantxo Cruz
Chiqui Esteban
Emilio Amade
Beatriz Santacruz
Modesto J. Carrasco
Mariano Zafra

Página 1: Son muchas las voces que aseguran que el 11 de septiembre de 2001 marcó el inicio de una nueva época. El mortífero atentado perpetrado por Al Qaeda al sur de Manhattan (Nueva York) provocó miles de víctimas y un cambio en los equilibrios de poder en el mundo.
Página 1: Son muchas las voces que aseguran que el 11 de septiembre de 2001 marcó el inicio de una nueva época. El mortífero atentado perpetrado por Al Qaeda al sur de Manhattan (Nueva York) provocó miles de víctimas y un cambio en los equilibrios de poder en el mundo.
Página 2: 11 de septiembre, el día que el mundo cambió para siempre
Página 2: 11 de septiembre, el día que el mundo cambió para siempre
Portada de EL MUNDO del 12 de septiembre de 2001: El mayor ataque terrorista de la Historia derriba los símbolos del poder de EEUU y causa más de 10.000 muertos y heridos.
El mayor ataque terrorista de la Historia derriba los símbolos del poder de EEUU y causa más de 10.000 muertos y heridos.

La ilustración principal de esta entrada, una Estatua de la Libertad desesperada, es de Ulises Culebro.