CHARTS: Análisis predictivo y el gráfico de velas japonés (Candlestick Chart)

D3 Candlestick Chart

El gráfico de velas japonés (‘Japanese candlestick chart’) es una gráfica de barras avanzada y densa de información utilizada para mostrar los movimientos del precio de índices bursátiles, productos derivados o tipos de cambio y establecer una predicción en su curva.

Gráfico de velas o de Candlesticks
Gráfico de velas o de Candlesticks

Generalmente, cada vela muestra un día; así, un gráfico mensual suele recoger los veinte días de negocio representados en 20 velas que muestra los valores de apertura, de cierre, máximos y mínimos.

Hoja de excel que recoge en columnas los valores de apertura, cierre, máximo y mínimo.
Hoja de excel que recoge en columnas los valores de apertura, cierre, máximo y mínimo.
Estructura de las velas o 'Candlesticks'
Estructura de las velas o ‘Candlesticks’

Origen japonés
Este tipo de gráfico fue desarrollado en el siglo XVIII por Munehisa Homma (1724-1803). En 1697 se estableció el primer mercado de futuros en Osaka: la bolsa del arroz de Dojima (‘Dojima Rice Exchange’). En 1755, el comerciante escribió el libro orientado hacia la psicología de los mercados ‘The Fountain of Gold – The Three Monkey Record of Money’.

Munehisa Homma  (1724-1803) fue un comerciante de arroz japonés; el padre del gráfico de velas.
Munehisa Homma (1724-1803) fue un comerciante de arroz japonés; el padre del gráfico de velas.
Japanese Candlestick Charting Techniques: A Contemporary Guide to the Ancient Investment Techniques of the Far East, Second Edition
Japanese Candlestick Charting Techniques: A Contemporary Guide to the Ancient Investment Techniques of the Far East, Second Edition
Las velas japonesas (Finanzas (valor)) Tapa blanda – 15 mar 2014 de Steve Nison  (Autor)
Las velas japonesas (Finanzas (valor)) Tapa blanda – 15 mar 2014
de Steve Nison .

Steve Nison, analista técnico, lo recogió en su libro ‘Japanese Candlestick Charting Techniques‘ – 1991, New York Institute of Finance– y lo dio a conocer en Occidente (el libro se conoce como ‘la biblia del gráfico de velas’).

Patrones clásicos del gráfico de velas
Patrones clásicos del gráfico de velas

Análisis visual y predicción de los mercados
Los gráficos de vela se han popularizado entre analistas financieros y bursátiles porque ofrecen una imagen visual muy clara de la evolución de los mercados. En comparación con un gráfico de barras normal, las velas ofrecen más profundidad en la información y en la dirección del mercado, los datos son más precisos y visualmente son más informativos. De un vistazo se obtiene una imagen de los movimientos de una acción y los analistas pueden comparar los precios de apertura y cierre, así como también los valores máximos y mínimos.

El uso del color (blanco y negro, rojo y verde) ayuda enormemente a distinguir las tendencias y establecer patrones e hipótesis, especialmente a corto plazo.

Gráfico de Heinkin-Ashi
Gráfico de Heinkin-Ashi

El caso del gráfico de vela Heikin-Ashi (Heikin-Ashi Candlestick)
En japonés, ‘Heikin’ significa ‘media’ y ‘Ashi’ es ‘paso’. Heinkin-Ashi representa los pasos medios de los precios y es parecido al gráfico japonés normal. En el primero el color de los rectángulos es blanco cuando el cierre del día anterior está por debajo de la apertura del día (tendencia alcista). Ala inversa, si el cierre del día anterior está por encima del cierre actual, entonces el rectángulo se visualiza en negro (tendencia a la baja). Los analistas financieros interpretan los múltiples patrones visuales que ofrecen cada gráfica para obtener el sentimiento del mercado (indecisión, Doji, de martillo, invertido, el ahorcado, el chico abandonado, nubes oscuras, estrella de la noche).

En el gráfico de velas Heiken Ashi, los patrones quedan más claros cuándo el precio está subiendo y cuándo el precio está bajando pero, según algunos analistas, se pierde precisión a cambio de comodidad visual.


Referencias

Gráficos de Velas o “Candlesticks”

Heikin-Ashi Candlesticks

Introduction to Japanese Candlestick Patterns, Traderslog (PDF)

Manual de Candlestick, Ustin (pdf en castellano).

Candlestick charts using D3, André Dumas

D3 Candlestick Chart, Codepen

DATA: La oportunidad del análisis y la visualización de datos

Out of Sight, Out of Mind, pitchinteractive.com

Texto publicado en UNIR Revista el 28 de enero de 2014.

Sin duda, el tratamiento de los datos se ha convertido en una poderosa herramienta en todos los frentes del mundo de la comunicación. ¿De dónde salen todos estos datos? ¿Quién está detrás de ellos? Podemos pensar que la ciencia de los datos la desarrollan increíbles mentes pensantes de los departamentos de Ingeniería y Ciencia Computacional en las más importantes compañías de tecnología. Y por un lado es así. Los ingenieros en computación, los estadísticos y los matemáticos han encontrado un nuevo continente en el desarrollo de aplicaciones que manejan millones de datos. Es lo que se conoce como ‘Big Data’. Sus trabajos no deben quedarse en el manejo de las cifras: los números hay que convertirlos en algo que se pueda consumir.

Hablamos de la visualización de los datos a través de lenguajes de programación. El principal lenguaje de programación del lado del cliente e implementado por todos los navegadores (Chrome, Safari, Explorer…) es JavaScript. Así, el desarrollo de este lenguaje en los últimos años ha disfrutado de una evolución exponencial. Cada día nacen nuevas librerías del lenguaje para tareas de lo más diversas y especializadas.

Para la visualización de datos, la librería más dinámica y estructurada para la visualización de cantidades se llama ‘Data-Driven Documents –D3–’. Estas dos letras, D3, están de moda entre las empresas que se dedican a la presentación de datos en el navegador. Buscan ‘chicos D3’: Urgente. Obviamente, se trata de un perfil tecnológico; una persona que sepa programar, que tenga un buen conocimiento de Javascript y controle los lenguajes de la World Wide Web moderna (HTML5) y sus hojas de estilo (CSS).

Sin embargo, ser un gran programador no garantiza ser un buen contador de historias. Y aquí se abre la gran oportunidad para los periodistas en cualquiera de sus ramas. Se trata de encontrar la respuesta adecuada a cuestiones a veces muy complicadas y darles una solución sencilla.

 

Ejemplo de visualización de datos:

Out of Sight, Out of Mind Pitch Interactive, Berkely, California.
Out of Sight, Out of Mind Pitch Interactive, Berkely, California.

 

Ejemplo de estadística de investigación:

 Ejemplo de estadística de investigación In Climbing Income Ladder, Location Matters The New York Times, NY, EEUU
In Climbing Income Ladder, Location Matters The New York Times, NY, EEUU

 

Todo trabajo de investigación debe comenzar por la formulación de preguntas relevantes para luego identificar, obtener y transformar los datos en algo manejable que pueda utilizarse en infografías, gráficos, visualizaciones y textos escritos.

La cultura del ciudadano está cambiando: ahora exige que las información que se aporta esté sustentada en datos. Si no se los damos, el mismo puede consultar en la red lo que están diciendo otros, y siempre tendrá más fuerza un argumento con los pies en los datos que un comentario o opinión sin ellos. Ahora, los datos y su análisis ya no son exclusivos de las grandes compañías tecnológicas como Google, eBay o Facebook: prácticamente todo tipo de industria, grande o pequeña, necesita el análisis de datos para convencer al ciudadano y mejorar el rendimiento de sus negocios.

 

Se necesitan programadores, claro, pero también gente que sepa como hacer las preguntas adecuadas, qué datos recoger, cómo tratarlos para encontrar los datos que nos sirvan, como hacer un resumen de ellos y finalmente, qué herramientas existen para presentarlos en sociedad. A veces, tendremos que echar mano de programadores especializados en visualización; otras, bastará una infografía sencilla realizada por uno mismo en Excel o Tableu.

La comunicación es un aspecto de la nueva cultura de la red que interesa a todo tipo de industria y actividad, desde educadores y estudiantes hasta agentes de publicidad. Los personas que se dedican o quieran dedicarse a la comunicación deben conocer cómo trabajar con distintos perfiles en el desarrollo de los gráficos y el análisis de datos.

Muchas veces, las empresas echan en falta la penetración de sus informe en su propia empresa o hacia el exterior. La mayoría de las veces, la causas se encuentran en la mala presentación de los conceptos, la poca o nula información visual y la gran extensión de los textos. En una sociedad sin tiempo, es imprescindible el resumen de conceptos y ofrecer una alternativa visual. Los sectores más interesados en el análisis de los números son las empresas de análisis de los consumidores (marketing, análisis social, consultoría, gobiernos), de los resultados de las máquinas (ingeniería, medicina, topografía, finanzas), de los contenidos (medios de comunicación, educación) y de la investigación (I+D, alta tecnología). Los profesionales con más proyección en la visualización de información son periodistas, documentadores, directores de arte, diseñadores y desarrolladores de páginas web que deben presentar la información de forma coherente y digerible para el usuario final. En definitiva, personas que sepan encontrar el valor en los datos para después presentarlo de forma eficaz.

CHARTS: Flujos cuantitativos y el diagrama de Sankey

Diagrama de Sankey

El diagrama de Sankey es un tipo específico de gráfico de flujo, en el que la anchura de las flechas se muestra proporcional a la cantidad de flujo. Tradicionalmente, dichas cantidades correspondían a la distribución de energía. Actualmente sirven para visualizar cualquier tipo de flujo, relación y transformación de cantidades (análisis cuantitativo).

Este diagrama se desarrolla gracias a los cambios introducidos durante la Segunda Revolución Industrial en Europa (1870-1914). Los pioneros de este tipo de gráfico fueron el ingeniero civil francés Charles Joseph Minard (1869) y el ingeniero naval irlandés Matthew Henry Phineas Riall Sankey (1898).

Las versiones actuales de estos diagramas de flujo permiten al usuario interactuar con las flechas, realizar zooms y explorar todos los detalles: Cómo se distribuyen las cantidades, dónde se producen las mayores pérdidas o ganancias o cuál es el objetivo de su uso.

Por ejemplo, podemos ver usos de este diagrama para representar conexiones y redes diversas como distribuciones de presupuestos o salarios, flujos de energía, balances energéticos, de tráfico aéreo o cambios en el voto de los electores.


ALGUNAS REFERENCIAS:

Diagrama del ingeniero irlandés M. H. P. R. Sankey (1853-1921) que ilustra los flujos de energía de una máquina de vapor.

La eficiencia energética de la máquina de vapor, 1899, Matthew Henry Phineas Riali Sankey
La eficiencia energética de la máquina de vapor, 1898, Matthew Henry Phineas Riali Sankey

 

Campaña de Rusia de Napoleón en 1812, Charles Joseph Minard (1781-1870). Para Edward Tufte, el gráfico de la campaña de Rusia que realizó Minard en 1861 ‘bien pudiera ser el mejor gráfico estadístico dibujado alguna vez’ (The Visual Display of Quantitative Information, 1983).

diagrama de Sankey de la invasión napoleónica de Rusia, Minard.
Diagrama de Sankey de la invasión napoleónica de Rusia, Charles Minard.

 

Carta figurativa de Charles Joseph Minard, 1862

Mapa que recoge los flujos mundiales de emigración en 1859, Charles Joseph Minard, París, 1862
Mapa que recoge los flujos mundiales de emigración en 1859, Charles Joseph Minard, París, 1862

 

Dos mapas (Boston Rare Maps) sobre el volumen de tráfico de barcos en el sistema de canales ruso. El mapa superior muestra el tráfico entre San Petersburgo (lago Ladoga) y el Volga. El mapa inferior visualiza el comercio entre Austria y Prusia en los ríos Bug y Vístula.

Movimiento de barcos en un canal, 1892, St. Petersburg
Movimiento de barcos en un sistema de canales, 1892, St. Petersburg

 

PRESS: Una apasionante y maravillosa aventura periodística

Texto publicado el 10 de mayo de 2017 en la Edición Extraordinaria de EL MUNDO con motivo de los primeros 10.000 números del diario: Nuestros primeros diez mil días en EL MUNDO.

 

Tuve noticias de EL MUNDO desde el mismo día de su nacimiento en 1989. Me encontraba cursando la carrera de Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra. Como no podía ser de otra forma, los estudiantes de Periodismo seguimos el acontecimiento con especial interés; un diario dirigido por Pedro J., que arrancaba con una encuesta a pocos días de unas elecciones generales y con una presentación arrebatadora.

 

En la calle Pradillo

EL MUNDO se puso en contacto conmigo a través de Mario Tascón. Fue en 1995, justo después de la captura de Luis Roldán en Laos. A mí me tocó vivirla en la redacción de Diario 16, en un edificio en la carretera de La Coruña colindante con la urbanización de La Florida. Estuve poco tiempo en el diario dirigido por José Luis Gutiérrez, pero fue suficiente para entender lo apasionante y surrealista que puede llegar a ser esta profesión.

No lo pensé demasiado. Para un infografista que comenzaba su profesión periodística trabajar con EL MUNDO era un sueño. Además, vivía en Prosperidad, a doscientos metros de la calle Pradillo, que es dónde se encontraba la redacción del diario.

La Prosperidad es un suburbio histórico madrileño adosado al extremo nororiental del barrio de Salamanca en el camino a Hortaleza y Canillas. La ‘Prospe’ se hizo salvaje en los años de La Movida, la selva del V.O., el Garaje Hermético y la Ópera Flotante. El Mundo de la calle Pradillo también fue salvaje.  La redacción no era muy grande, una planta de aquel edificio divida en dos zonas por los ascensores, con sillas y mesas para no más de doscientos periodistas. Todos nos conocíamos. Muchos de los redactores y redactoras de aquella época son ahora directores de algún medio de comunicación. EL MUNDO siempre fue una gran escuela de periodismo y de vida.

 

Una de las página del especial que conmemora los 10.000 números de EL MUNDO Una de las página del especial que conmemora los 10.000 números de EL MUNDO

 

 

El Mac y el diseño

EL MUNDO y el diseño compartían la pasión por los ordenadores Mac de Apple Computers. El Mac cambió radicalmente la forma de relacionarnos con las máquinas. En los diarios permitió la edición electrónica en un tiempo récord. En los diarios y en las agencias de publicidad o de medios la materia prima corre muy deprisa y se transforma con mucha facilidad. En el caso de los diarios, la gasolina que mueve la rotativa son las noticias imprevistas, las que alteran el estado de la casa desde los sótanos hasta las azoteas.

El ordenador de Apple era un artefacto fácil de manejar, entender y fácil de transportar. Los primeros programas de dibujo y edición de páginas permitían cambiar los diseños en pocas horas, algo que hasta entonces era impensable. Así, el departamento de Diseño, Infografía e Ilustración se convirtió en uno de los más dinámicos y entretenidos del panorama nacional y, en muy pocos años, estuvo reconocido entre los periódicos mejor diseñados del mundo.

 

Logotipo El Mundo 10.000 números Logotipo El Mundo 10.000 números

 

Teletipos y cierres

La infografía en España nació en los antiguos departamento de Ilustración, muy vinculada al dibujo a mano alzada. Las infografías de sucesos eran viñetas de dibujo realizadas con la información que aportaban los inolvidables teletipos de agencia. EL MUNDO, como todos los diarios, tuvo un departamento de teletipos.

Allí llegaban los mensajes de las agencias y los faxes. Se iban clasificando por temáticas o por secciones del diario. Aquí, los de Deportes, en este otro montón, los de Nacional. Cuando el montón tenía un volumen considerable o cuando llegaba una noticia urgente, se repartían en la redacción.

Recuerdo llegar después de comer y encontrar los famosos teletipos perfectamente colocados enfrente de los teclados de los respectivos redactores jefe. Ser responsable de los teletipos no era algo trivial. ¡Ay de ti si extraviabas alguno importante! Así era Internet a principios de los 90.

Luego, los teletipos se repartían entre los redactores y, si estimaba que se podía enriquecer con una infografía, el redactor de turno acudía al departamento de Diseño para solicitarla. No dábamos abasto para atender a todas las peticiones.

Los redactores sabían que si su noticia aportaba una infografía tendría mayor aceptación por parte del lector. Además, EL MUNDO no paraba de recibir premios de Diseño y toda la redacción quiso compartir la experiencia en sus páginas. Se llegó a proponer, siguiendo un modelo norteamericano, un formulario para solicitar una infografía. El sistema duró media hora. Misión imposible.

En la calle Pradillo, aprendimos el arte de trabajar deprisa, desafiando siempre a la hora de cierre y a los empleados de la rotativa. Una lucha interminable para evitar ser el último que cerraba el planillo de control del diario. El departamento de Infografía se llevó el trofeo muchos días, que consistía en una cariñosa tarjeta roja en la reunión de mañana del día siguiente. Con los años, los cierres del diario pasaron de ser algo muy serio y respetuoso: llegar tarde a la rotativa costaba mucho dinero al editor.

 

 

Nuestros primeros diez mil días en El Mundo Nuestros primeros diez mil días en El Mundo” (El Mundo), especial del 10 de mayo de 2017.

Las noticias de última hora

En el departamento de Infografía tuvimos que hacer muchas infografías de noticias de última hora. Muchos lectores conocían nuestro trabajo por ellas.–_

– Oye, ¿tú a qué te dedicas?

– Hago infografía en EL MUNDO, respondía.

– Y, ¿eso qué es?

–  Bueno, verás, cuando se cae un avión o cuando hay un atentado, son los mapas y dibujos que acompañan a la noticia…

– ¡Ah, ah, vale!

 

En la década de los 90, en EL MUNDO hicimos infografías de todos los atentados de ETA. Siempre estuvo muy vivo el debate entre el periodismo y la Ilustración. En esa década, muchos periodistas con formación en Diseño entraron a formar parte de las redacciones de diarios. Estábamos ahí para aportar un punto de vista más riguroso a la información visual. De alguna manera, los infografistas fuimos pioneros del actual Periodismo de Datos.

No valía con interpretar a través de un dibujo lo que decía un teletipo. Había que mojarse. Si se podía, un infografista se tenía que desplazar al lugar del atentado y mandar un croquis lo más fiel a la realidad. En la redacción ya no se dibujaban viñetas, ahora se hacían diagramas explicativos sobre planos cartográficos reales. En la cultura de la noticia de última hora, EL MUNDO estableció unas pautas para que el infografista se desplazase también a los sitios y enriqueciese las crónicas con sus notas visuales.

Más adelante, la infografía dio una nueva vuelta de tuerca a la representación de las noticias con el uso de fotografías, sobre las cuáles se explicaba el suceso. La redacción entendía que un suceso trágico era algo muy delicado y que nuestros lectores eran rigurosos y serios. Por tanto, las infografías tenían que estar a la altura del acontecimiento y de los lectores.

 

La gestión de la información

Si la noticia podía estar acompañada de datos, se buscaban en una biblioteca visual que teníamos en la redacción: diccionarios, enciclopedias, atlas geográficos, anuarios estadísticos, guías de gráficos, manuales de diseño, libros especializados en todo tipo de materias. Puede parecer un chiste si se compara con la cantidad de información que podemos encontrar hoy en la red, sin embargo, en aquella época era el departamento con más documentación visual del panorama nacional.

EL MUNDO reconoció la importancia de la documentación en las infografías creando la figura del documentador visual, un periodista dedicado a tiempo completo a ayudar a la redacción a encontrar los datos apropiados para la historia.

 

Encuestas y resultados electorales

Las situaciones más inverosímiles en la sección de infografía se suelen producir en el fin de semana que se publica una encuesta de opinión o en la vorágine de resultados de una noche electoral.  Para el lector que no sepa cómo funcionan, las encuestas de opinión encargadas por el diario – las encuestas de SIGMA DOS en nuestro caso- suelen mantenerse en riguroso secreto hasta pocas horas antes de su publicación. Por tanto, los gráficos hay que planificarlos, maquetarlos y realizarlos en un escaso margen de tiempo.

En las encuestas y en las noches electorales, antes de llegar la automatización de las tablas de resultados, la sección de infografía necesitaba cantidades ingentes de periodistas que terminaban dictando al infografistas los resultados de cada pueblo de España. La primera edición al 95% escrutado, una segunda edición al 98%, una tercera al 99,9% y una cuarta cuando ya ha salido el sol con el celebrado 100%. Internet, por supuesto, acabó con toda aquella tramoya electoral.

 

En la Avenida de San Luis

A finales de 2007, la redacción de Pradillo se trasladó a un nuevo edificio en la Avenida de San Luis para alojar a más de 1.500 periodistas. El diario se había convertido en un gran grupo editorial y las nuevas tecnologías habían enterrado muchas de las técnicas de la profesión, pero la teoría debía ser la misma que nos había llevado hasta allí.

Internet trajo la integración de los equipos de trabajo off-line y on-line hasta su fusión en uno solo. La mutación fue complicada y en mucho caso traumática. Internet ofrece la posibilidad de incorporar el movimiento, el sonido y la interactividad en nuevos formatos informativos como son el vídeo o los gráficos interactivos.

En San Luis, la infografía evoluciona hacia el Periodismo de Datos, buscando información en bases de datos públicas y haciendo visualizaciones para explicar historias y dar nuevas respuestas al lector.

Sigo viendo EL MUNDO a menudo. Lo veo en su firmas de opinión y en sus periodistas de investigación. Lo reconozco en sus geniales viñetas e impecables ilustraciones, en su vibrante diseño, es sus siempre premiadas infografías –animadas y estáticas-, en las curiosas miradas de sus periodistas fotográficos y de vídeo. Gracias por tanto periodismo. Felicidades por esto primeros 10.000 números. ¡Y que cumplamos muchos más!

 

 

Ver más páginas en:

encajabaja

inconsolata

EL MUNDO

MAGS: Print Magazine, Cincinnati, OH

Print Magazine

Print is an iconic design and visual culture brand encompassing a venerated magazine, a website, premium book and e-book lines, and the Regional Design Annual, one of the most well-respected design competitions in the industry.
Founded in 1940, Print seeks to build a dialogue about design by detailing the intersections of art and culture. Rather than focusing on the how-to of design, the experts who write for Print cover the why—why the world of design looks the way it does, how it has evolved, and why the way it looks matters.
To fulfill its mission, Print focuses on a broad stroke of visual culture today, covering everything from publication design to interactive work, motion graphics, corporate branding, exhibitions, illustration and socially conscious design.
Print is sophisticated. Bold. Distinguished. Experienced. Savvy. The longest-running stateside graphic design publication, it has won five National Magazine Awards—the industry’s highest honor.
As the design world has evolved over the decades, Print has been right there with it, and will continue to evolve to bring its readers the best design writing from the most prominent authors, legends and critics in the field today. Print’s contributing editors and regular writers include such top design thinkers as Michael Dooley, Steven Heller, Claire Lui, Debbie Millman, Rick Poynor, Ellen Shapiro, Paul Shaw, Jude Stewart and Douglas Wolk.


2014 RDA: “Who the F#%K is Charlie Crist?” Miami New Times, Miami: Miche Ratto (art director/designer); Miami New Times (client)





Print magazine
10151 Carver Road, Suite # 200
Cincinnati, OH 45242
+1.513.531.2690

DATA: Entrevista a Ben Welsh, The Data Desk

Ben Welsh y 'The Data Desk' de Los Ángeles Times

Entrevista realizada por Juantxo Cruz en enero de 2015 a Ben Welsh, periodista de datos y database producer en LA Times.

Ben Welsh y ‘The Data Desk’ de Los Ángeles Times

THE DATA DESK

¿Qué es el Data Desk de Los Ángeles Times?
Ben: Yo trabajo en LA Times en California en un equipo denominado ‘The Data Desk’.
‘The Data Desk’ comenzó más como una idea que cómo una organización estructurada, se trata de un lugar común para trabajar con datos y se extiende entre varios departamentos de Los Ángeles Times, con gente que trabaja en el sitio web, gente que trabaja en el periodismo de investigación, gente que trabaja en el departamento de gráficos.

Entonces, es como una zona de conexión entre los periodistas, un punto de encuentro. ¿Cómo se organiza este flujo de conexiones?
Ben: Para mí lo importante es la capacidad de crear relaciones entre los grupos que componen la organización, personas que están interesadas en utilizar los datos para encontrar y contar historias que nos serían posibles de otra manera. Después vienen los ajustes de organización para ver quién va a hacer qué y o quién va a escribir la historia. Lo importante es la idea de utilizar los datos para hacer que las historias aparezcan y encontrar las personas en la organización que estén de acuerdo con ello.

HERRAMIENTAS DE LOS PERIODISTAS

¿Cuáles son las principales herramientas que utilizáis en ‘The Data Desk’?
Ben: En nuestro equipo tenemos desarrolladores web, que trabajan todo el día con editores de texto y entornos de código abierto para construir sitios web, hasta personas que son más analistas y reporteros de investigación que utilizan Microsoft Excel y otros programas que hacen estos objetivos más sencillos sin necesidad de programar. Así es que es muy variado, dependiendo de la persona y en lo que esté trabajando tú puedes utilizar cualquier herramienta.

Y tú, ¿cuál es la herramienta que dominas mejor?
Ben: Personalmente, yo prefiero el código abierto por la calidad es muy alta, el coste es muy bajo, un coste cero, y me permite conseguir todo lo que quiero sin coste alguno.

(Ver aquí algunas de sus aplicaciones)

EL EQUIPO DE DATOS
¿Cuántas personas participan en el equipo? ¿Son todos periodistas?
Ben: Somos alrededor de 500 personas especializadas en diversas tareas y en trabajando con datos. Sí, somos periodistas. Escribimos historias además de código y trabajamos con los reporteros para darle forma a las historias y contarlas.

PROGRAMACIÓN Y PERIODISMO

Tus aplicaciones muestran una complejidad técnológica importante. ¿Has estudiado ingeniería o alguna rama tecnológica especializada?
Ben: No tengo una educación formal en computación, mucha gente sabe programar, pero yo empecé a interesarme por los ordenadores en la escuela secundaria cuando era joven.

Nunca fue un objetivo para mi ser programador, pero estaba interesado en programación como usuario y entonces cuando empecé a trabajar como un periodista tradicional enseguida vi las posibilidades que tenía para encontrar historias con unos conocimientos mínimos de programación.

¿Cuáles eran tus conocimientos de programación cuando empezaste en el mundo del periodismo de datos en 2007?
Ben: Estudié en la Universidad de Misuri en EEUU. Allí había un grupo especial, llamado NICAR – ‘National Institute por Computer Assisted Reporting’-. No era un grado o un programa educativo. Es un grupo profesional dentro de la Universidad que realiza sesiones de entrenamiento con los periodistas para aprender programación. Ahí trabajé como estudiante graduado para ayudar a la organización. Tenía el tiempo, la gente y la ayuda para ser convertirme en un programador profesional.


BASES DE DATOS Y PERIODISMO

Afirmas que, trabajando con bases de datos, si haces las cosas bien, no se puede mentir. ¿Cuáles son los errores más comunes trabajando o entrevistando las bases de datos?
Ben: No entender cómo fue organizada o cómo fue creada la base de datos y cuáles son sus puntos débiles. Todos los procesos de creación de bases de datos tienen problemas, fallos, agujeros, puntos que hay que revisar, que pueden hacer que el análisis sea equivocado. Si la base de datos tiene duplicados y no tienes cuidado con esto, si los datos son alterados y no te das cuenta, si la persona que la creó falló en la forma de almacenar los datos y no te das cuenta o haces una mala interpretación.

¿Y en cuanto a la estadística?
Ben: Tu operación matemática puede ser perfecta cuando se hace la suma, pero tu interpretación, en la declaración que puedas hacer, quizás sea equivocada, excesiva o malinterpretada.

También son importantes las fuentes…
Ben: Tienes que conocer tus datos, cómo se consiguieron, cuáles fueron las observaciones antes de hacer una afirmación.

Mapa interactivo desarrollado por Ben Welsh. Palewire, Applications.
Mapa interactivo desarrollado por Ben Welsh. Palewire, Applications.

PYTHON Y ROBOTS COMPUTACIONALES
Estáis programando robots con el lenguaje Python para construir bases de datos y encontrar historias. Cuéntanos más sobre esto.
Ben: Un ejemplo puede ser los arrestos realizados de la Policía de Los Ángeles. Todos los días por la mañana la policía envía un correo electrónico con la lista de las personas que han detenido el día anterior. Tenemos una secuencia de comandos, un robot si lo quieres llamar así, en realidad es un programa escrito con Python y, que para ser honesto, es muy modesto, que descarga el fichero y lo incorpora a la base de datos para hacerlo accesible a los reporteros y utilizarlo en búsquedas e investigaciones.

También pregunta automáticamente a los datos sobre una serie de cuestiones, como por ejemplo una serie de profesiones, como políticos o productores de cine. Si han sido arrestados, el programa manda un correo con un aviso a todo el mundo. Si el arresto ha sido consecuencia de un asesinato o se trata de un acontecimiento grave, estos sucesos tienen una señal especial en el programa para avisarnos.

¿Son como máquinas que hacen el trabajo sucio…?
Ben: Lo que realmente estás haciendo cuando escribes este tipo de código, la secuencia de comandos, lo que buscas son las preguntas que los periodistas harían siempre a esta base de datos.

Ben Welsh estuvo en Madrid el pasado mes de diciembre asesorando el II Taller de Periodismo de Datos organizado por Mar Cabra y Adolfo Antón Bravo, del grupo de periodismo de datos de MediaLab Prado, un centro cultural dependiente del Área de Las Artes, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid.

DATA: Entrevista a Adolfo Antón Bravo

Adolfo Antón Bravo

Video entrevista realizada por Juantxo Cruz a @adolflow, experto en tecnologías de la Web Semántica, en MediaLab Prado.

 
Adolfo Antón Bravo: “El Periodismo de Datos debe buscar patrones y tendencias”
 

EXTRACTO DE LA ENTREVISTA

Nos encontramos con Adolfo Antón en un II Taller de Periodismo de Datos en ebullición; un aula llena de voluntariosos ‘data journalists’ que habían quedado en Madrid el pasado mes de diciembre para seguir “el rastro del dinero público”. Éste era el nombre de la convocatoria.

Según el investigador de las relaciones entre la web y la semántica “el periodista siempre ha trabajado con datos; lo que ocurre ahora es que el volumen de datos es mayor”; así, “el Periodismo de Datos debe buscar patrones y tendencias, debe dejarte caminar, debe dejarte pensar y debe ser verídico lo que te está contando”.

En esta entrevista Adolfo reivindica la disciplina de la Estadística en los estudios de Periodismo, “en ciencias Sociales y Letras está abandonada”, y el papel fundamental del código libre para trabajar con datos.

Sobre los medios, afirma que ”en España están tardando en incorporar las nuevas tecnologías, en parte por la crisis” y que “como ciudadano estoy aburrido de los medios de comunicación porque no dicen nada que no pueda saber por la nota de prensa de una empresa o un organismo gubernamental”.

 

REFERENCIADAS DE LA ENTREVISTA:

Antonio Delgado [ @adelgado ]: Colaborador de tecnología en medios de comunicación y consultor independiente asesorando a empresas e instituciones sobre sus estrategias on line. Impulsor de los encuentros de debate #redada.

Jesús Escudero [ @jescuderoma ]: Periodista especializado en Periodismo de Datos en elconfidencial.com.

– Noemí Ramírez [ @noemiRamirez ]: Directora de Producto Digital de El País; experta en gestión de servicios informativos para medios de comunicación.

 elconfidencial [ @elconfidencial ]: “Alvia 04155: así fue el minuto a minuto del accidente que conmocionó a un país”.